Vox ha optado por colocar a varios candidatos que no consiguieron escaño en las últimas elecciones como asesores en las primeras contrataciones que han realizado en sus grupos parlamentarios. Así ha sucedido en la Asamblea de Madrid, en el Ayuntamiento de Badajoz, en el Parlamento Europeo y en el Congreso. Asimismo, han optado por cargos orgánicos, como la elección del gerente del partido y vicesecretario de Presidencia, Enrique Cabanas, para aconsejar a Vox en la Cámara Baja.

Cabanas es una persona muy cercana a Santiago Abascal. De hecho, en la formación de extrema derecha es el responsable de «la logística, medios y recursos del presidente», tal y como figura en la página de Vox. El propio Abascal explicaba en una entrada publicada en su blog en 2011 que la relación entre ambos se remonta a la época en la que los dos participaban en la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES). «Su versatilidad, y su capacidad, son envidiables. Y si tuviera una empresa no dudaría en ficharle. En DENAES tenemos la fortuna de contar con su trabajo voluntario siendo uno de los mejores de nuestra excelente tropa», planteaba, para cumplir con esa promesa ocho años después tras su llegada al Congreso.

Otra cara conocida escogida para asesorar al grupo parlamentario en el Congreso es Ángel López Maraver, expresidente de la Federación Española de Caza. Este fue uno de los fichajes anunciados por Vox para formar parte de la lista que presentaron a las elecciones europeas. «De esta manera, la formación política reafirma su compromiso y su apuesta real con el sector cinégetico y el mundo rural», destacaron desde el partido cuando anunciaron el partido iba a contar con él.

López Maraver ocupó el sexto puesto en la candidatura presentada por la formación de extrema derecha, por lo que se quedó sin posibilidades de conseguir un escaño después de que los votos recibidos en las elecciones del 26 de mayo por esta formación limitasen su representación a tres eurodiputados.

Santiago Abascal y Ángel López Maraver. Foto: Vox.

En la Asamblea de Madrid, el grupo parlamentario ha escogido como «coordinadora interparlamentaria» del grupo a Nerea Alzola, que también concurrió a las elecciones sin obtener escaño. En este caso, Alzola se presentó en dos ocasiones. Fue cabeza de lista de Vox por la provincia de Bizkaia en los comicios del 28 de abril y número diez de la candidatura al Parlamento Europeo el 26 de mayo.

Esta ingeniera de minas tiene una carrera política paralela a la de Abascal. Los dos se conocen desde finales de los 90 cuando coincidieron por primera vez militando en las Nuevas Generaciones del PP vasco, como ella contó en una entrevista en Esradio. Volvieron a coincidir en el Parlamento vasco, cuando esta mujer obtuvo un acta de diputada y tuvo escaño entre 2007 y 2009.

Dos años después fue recuperada por Esperanza Aguirre para dirigir la empresa pública Gestión y Desarrollo del Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Un año antes el equipo de la expresidenta autonómica también había encontrado un puesto para el presidente de Vox como director de la Agencia de Protección de Datos regional. Con la llegada de Cristina Cifuentes al Ejecutivo autonómico fue cesada de este cargo y pasó a formar parte del equipo de Ángel Garrido, donde trabajó como asesora en la Consejería de Presidencia. 

Alzola reivindica su perfil político para ocupar este puesto, en el que se encarga de organizar el trabajo parlamentario y es un enlace entre el grupo en la Asamblea con el Comité Ejecutivo Nacional de la formación. «Aporto una experiencia que Vox no tiene porque es un partido que acaba de nacer», señala a eldiario.es.

El diputado Manuel Mariscal, la candidata Nerea Alzola y Santiago Abascal

El diputado Manuel Mariscal, la candidata Nerea Alzola y Santiago Abascal

VOX

A nivel municipal han repetido esta actuación en el Ayuntamiento de Badajoz, uno de los escasos consistorios donde Vox tiene presencia en el Gobierno, fichando como asesor y secretario de grupo municipal al cabeza de lista que presentaron a la Asamblea extremeña, Juan Antonio Morales, y que no consiguió escaño. De esta forma, este político se reengancha a la actividad parlamentaria, ya que hasta el 26 de mayo tenía acta de diputado tras presentarse con el PP a los comicios previos. 

Morales abandonó el partido de Pablo Casado para marcharse a Vox y ha protagonizado varias polémicas por su defensa de las «bondades» del franquismo. Llegó a ser premiado por la Fundación Franco por «realizar una labor destacada en la defensa de la Verdad histórica y la memoria del caudillo». Recientemente, durante la campaña, en un debate electoral alabó la actuación del dictador en Extremadura.

Entre los asistentes que aparecen acreditados por el Parlamento Europeo para trabajar con Vox, y que figuran en la web de esta institución internacional, hay otros dos nombres que también figuraron en las candidaturas del partido de extrema derecha. Uno de ellos, es el de Andrés Porta, tesorero del partido, que concurrió en el séptimo puesto a los comicios europeos. El otro, Alonso de Mendoza, compartió lista con Abascal, Javier Ortega e Iván Espinosa de los Monteros en la lista al Congreso por Madrid, ocupó el décimo puesto. 

Esta redacción se ha puesto en contacto con los equipos de prensa de Vox en estas instituciones. Desde el equipo del Congreso y el Parlamento Europeo no han contestado por el momento a las peticiones de información.


Source link

Deja un comentario