Este domingo varios monoplazas protagonizaron un tremendo choque en cadena durante una carrera de la IndyCar de 500 millas (unos 800 kilómetros) en el óvalo de Pocono, en Pensilvania, EE.UU.

El accidente se produjo a la altura de la primera vuelta luego de que uno de los bólidos contactara con la carrocería de otro durante una curva. La maniobra provocó un golpe que involucró a los pilotos Alexander Rossi, Ryan Hunter-Reay, Takuma Sato, James Hinchcliffe y Felix Rosenqvist.

La competición tuvo que ser suspendida para sacar los autos dañados, limpiar los escombros y reparar una cerca rota. Se reanudó aproximadamente una hora después. Los pilotos afectados fueron atendidos por personal médico y se encuentran fuera de peligro, señalaron medios locales.


Source link

Deja un comentario