Chalise Scholl Peoria, una estadounidense de 37 años, fue diagnosticada con cáncer cervical en Illinois (Estados Unidos) el pasado noviembre, cuando los médicos vaticinaron que le quedaban seis meses.

Esta mujer había vendido su seguro de vida para pagar el funeral de su madre dos años antes y, como carecía de recursos para costear su futuro entierro, en mayo comenzó una campaña para recaudar 10.000 dólares.

Esta mujer solicitó ayuda porque «los funerales son caros» y no quería que los miembros de su familia «tuvieran que soportar esa carga», según declaró al diario norteamericano The Washington Post.

La primera mañana después de poner en marcha esa iniciativa se asombró al comprobar que «la gente había donado más de 1.000 dólares» y, al día siguiente, había alcanzado la meta: «No me lo podía creer», recuerda.

Hasta el momento, la cifra ha aumentado hasta superar los 29.700 dólares, así que la solicitante ha asignado 15.300 para ser enterrada junto a su madre y donará el resto a personas en su misma situación.

«En los próximos dos meses quiero devolver el favor con todo el dinero que queda y hacer feliz a tanta gente como pueda«, indicó Scholl, quien detalló que sabe «qué es no poder trabajar» debido a la quimioterapia.

Los doctores han confirmado que el cáncer se ha extendido por todo el cuerpo de esta paciente, que ha interrumpido su tratamiento y se ha mudado a casa su tía para disfrutar de sus últimos días en familia.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!


Source link

Deja un comentario