Lo más sorprendente de todo este nuevo mundo de las redes sociales es que con cualquier usuario habitual de las mismas que hables, nunca se va a dar por engañado. A pesar de la infinidad de información que le llega. Es más, sea quien sea, se declarará abiertamente capaz de distinguir cualquier dato falso que le puedan enviar. O incluso si este puede esconder algún tipo de manipulación. En las redes sociales todos se entienden a sí mismos como listos y capaces.

Manuel Iglesias Nanín. O Carballiño (Ourense)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Source link

Deja un comentario