El portavoz de Esquerra Republicana (ERC), Gabriel Rufián, cree que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en realidad no quería ser elegido senador en el Pleno del Parlament de este jueves, en el que ha sido rechazado por los partidos independentistas, y ha querido dejar claro que ERC y el PSOE mantienen contactos pese a lo ocurrido y que la formación republicana no piensa ser responsable de que «los hijos de Aznar y de Don Pelayo» lleguen a la Moncloa, ha informado Europa Press.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, había propuesto que Iceta presidiera el Senado en esta nueva legislatura, pero para ello debía ser elegido previamente senador por el Parlament, que lo ha rechazado con los votos de ERC, Junts y la CUP.

Según Rufián, en realidad Iceta no quería presidir el Senado. «Es un tipo muy listo, inteligentísimo, y me extraña enormemente que la última semana haya estado diciendo cosas raras para no hacer lo que supuestamente quería hacer. Ha dicho cosas que casi eran una declaración de intenciones para no ser votado«, ha comentado en el Congreso.

A su juicio, ocurrió lo mismo con el proyecto de Presupuestos que presentó el Gobierno de Pedro Sánchez, que un día parecía «las tablas de Moisés» y «de repente» dejaron de ser tan importantes como para negociarlos.

En 2012 era ERC quien se quejaba de los vetos del PP

ERC, que en 2012 se quejaba de la «intolerancia» del PP por vetar la elección de uno de sus diputados para la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso, ha asegurado que el veto actual a Iceta se produce en un contexto distinto.

Rufián ha admitido que «es extraordinario vetar a un candidato al Senado», pero sostiene que «hay ciertas trampas» en este tema. Así, ha hecho hincapié en que Iceta no era un senador cualquiera, sino que era el candidato a presidir el Senado, algo que, en su opinión, el PSOE les debía haber consultado porque «no puede ser que los grupos imprescindibles se enteren por la prensa».

En todo caso, Rufián ha asegurado que ERC seguirá «con mano tendida» y que, de hecho, mantienen abiertas vías de contacto con el PSOE. Él mismo ha hablado con la portavoz socialista, Adriana Lastra, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, habla con la vicepresidenta, Carmen Calvo, e incluso calcula que habrá otros interlocutores.

«Es positivo y sano decir que sí, que los portavoces hablen, anunciarlo públicamente, Nos sentimos orgullos de decirlo con normalidad, yo he tenido contactos con una de las portavoces del PSOE, contactos lógicos, y lo raro es que sea noticia», ha añadido.

Compañeros «secuestrados» en las cárceles

Ante la investidura, ha reiterado que ERC seguirá exigiendo la apertura de un proceso formal de negociaciones, hablar del referéndum de autodeterminación y resolver la situación de los presos del procés, a los que considera «compañeros secuestrados en las cárceles».

«Nuestra intención es ser coherentes con la campaña electoral, dijimos que queríamos obligar al PSOE a dialogar, a hablar, ignorando a la caverna», ha enfatizado, avisando de que, si el PSOE se comunica a través de titulares, el proceso será «complicado».

Parafraseando a Oriol Junqueras, ha remarcado que «ningún demócrata europeo quiere que el fascismo gobierne» y que ERC no piensa ser ser «responsable de que los hijos de Aznar lleguen a la Moncloa», pero también recalca que no van a dar «un cheque en blanco» a Pedro Sánchez. «ERC está dispuesta a hablar siempre, pero no se le puede chantajear», ha remachado.


Source link

Deja un comentario