La federación europea Transport & Enviroment (T&E), de la que forman parte 60 organizaciones ecologistas y en defensa del transporte público de todo el continente —cuatro de ellas de ámbito español: Ecodes, Eco-Union, Ecologistas en Acción y la Associació per a la Promoció del Transport Públic— acaba de publicar un informe en el que ha estudiado las diferentes zonas de bajas emisiones (ZBE) existentes en las ciudades europeas. En él, se destaca especialmente el caso de Madrid Central, que se expone como ejemplo de cómo estas áreas con tráfico limitado contribuyen decisivamente a la reducción de la polución en las ciudades.

“Una revisión de las evidencias existentes muestras que las ZBE actuales reducen la contaminación del aire”, señalan desde T&E, a lo que añaden: “La reducción más alta observada es una disminución de la concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) en Madrid del 32%”.

Aunque el documento no analiza las razones del éxito de Madrid Central en concreto y se limita a comparar resultados numéricos, sí señala las medidas que debería tener una ZBE para lograr su objetivos, destacando el nivel de restricciones y el grado de cumplimiento de la medida, dos factores que para Ecologistas en Acción son la clave del éxito de Madrid Central.

“Madrid Central es una zona en la que solo los vehículos con etiqueta cero emisiones de la DGT pueden entrar y aparcar libremente, mientras existen restricciones para aparcar o transitar para el resto de los vehículos, salvo excepciones”, apuntan desde Ecologistas en Acción. “La mayoría de los vehículos diésel y gasolina no pueden aparcar en superficie en Madrid Central, lo que hace que sean muy pocos los que entren en esta zona. Puesto que es esta la principal fuente de emisiones contaminantes en esta zona de la ciudad, la mejora en la calidad del aire es notoria”.

Según los datos que maneja la confederación ecologista española, el trimestre que mejor ha funcionado el grado de cumplimiento de las restricciones ha sido el de abril a junio de 2019, lo que coincide con la entrada en vigor de las multas por incumplimientos. La reducción de NO2 respecto a la media del mismo periodo de los años 2010 a 2018 fue del 39%, una cifra que baja al 10% en meses anteriores, momento en el que las multas no eran aún efectivas.

Nuria Blázquez, coordinadora de Transporte de Ecologistas en Acción, ha señalado: “A la vista de los resultados que muestra el informe, es evidente que Madrid Central funciona muy bien. Si el Ayuntamiento de Madrid quiere mejorarlo, debería pensar en ampliarlo”.

Hacia cero emisiones

T&E apunta que el futuro de las ZBE es que se conviertan paulatinamente en zonas cero emisiones, donde solo se permita el acceso a vehículos de estas características, algo que, según la federación europea, no solo ayudaría a reducir la polución, sino también ha reducir la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

400.000 personas fallecen prematuramente en Europa debido a la contaminación ambiental, como recuerdan desde T&E, organización que indica que el 67% de la población europea apoya este tipo de medidas, según una encuesta realizada por el mismo organismo en 2018.


Source link

Deja un comentario