Salvo en Navarra y Ceuta, en el resto de circunscripciones los números uno a la Cámara Alta obtuvieron más apoyo que las candidaturas al Congreso. En las generales de 2016 se produjo el escenario contrario.


Source link

Deja un comentario