La jefa de la Patrulla Fronteriza de EE.UU., Carla Provost, fue parte del grupo secreto de Facebook en el que cientos de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) se burlaban de los migrantes

Tres meses después de ser nombrada jefa de la Patrulla Fronteriza, Provost intervino en el grupo ‘I’m 10-15’ (Yo soy 10-15), así llamado en alusión al código utilizado por la Patrulla Fronteriza para referirse a migrantes detenidos. No fue un comentario ofensivo, como los que habitualmente hacían los participantes, sino una respuesta amistosa a un miembro del grupo que cuestionó su ascenso en la Patrulla Fronteriza, según revela The Intercept.

Sin embargo, el conocimiento que tenía Provost acerca del grupo –al punto de participar en él– genera mucha polémica, principalmente porque la funcionaria fue muy crítica cuando se hizo pública la existencia  de «Soy 10-15».

«Esas publicaciones son completamente inapropiadas y contrarias al honor y la integridad que veo, y espero, de nuestros agentes día tras día», dijo Provost en un comunicado emitido tras la revelación.  

Grupo racista

Una investigación del sitio ProPublica reveló que exagentes y miembros activos de la CBP tenían un grupo privado en el que hacían comentarios racistas y xenófobos. 

Algunos de sus usuarios, incluso, respondieron con chistes a la muerte de un migrante guatemalteco de 16 años de edad, fallecido bajo la custodia de Protección Fronteriza. También se mofaron de un migrante que llevaba a un niño envuelto en una bolsa de plástico mientras atravesaba un río: «Al menos ya está en una bolsa de basura».

Cuando la congresista de ascendencia puertorriqueña Alexandria Ocasio-Cortez denunció las terribles condiciones en las que se encuentran los niños que permanecen detenidos en estaciones migratorias del sur, un miembro alentó a los agentes de la Patrulla Fronteriza a lanzarle un «burrito a esa perra». 

Una semana después de que se supiera públicamente de la existencia de «Soy 10-15», medios estadounidenses revelaron que existía un segundo grupo, de alrededor de 1.000 miembros, en el que se compartían imágenes denigrantes y realizaban comentarios obscenos en contra de la comunidad latina. 

Investigación

Tras conocerse la existencia del primer grupo, la unidad de asuntos internos de la CBP informó que abrió una investigación por los comentarios «vulgares» y racistas.

«Cualquier empleado que haya violado nuestras normas de conducta será responsabilizado», advirtió la agencia en un comunicado. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!


Source link

Deja un comentario