Con el juicio que se celebra en París como telón de fondo, empleados, sindicatos y médicos insisten en que Orange no ha terminado con sus demonios laborales pese a la vigilancia tras los suicidios en serie de hace diez años.


Source link

Deja un comentario