En la penúltima jornada del Juicio del Procés antes de que quede visto para sentencia han sido las defensas de los acusados las que han hecho sus últimos alegatos. Empezando con la defensa de Oriol Junqueras i Raül Romeva, Andreu Van den Eynde ha denunciado la que considera ha sido una “investigación política” y ha emitido quejas sobre un proceso que, según el abogado, se ha centrado en “simbolismos”. Sus palabras hacen referencia a los hechos del 20 de Septiembre, a las concentraciones ante la sede de Economía.

De esa jornada denuncia que las acusaciones se centraron, por ejemplo, en los coches de la Guardia Civil: “son simbólicos, pero lo que no lo son son los 40,000 manifestantes, ninguno de ellos herido, o que no se sustrajera ningún arma de los vehículos”. También se ha hecho referencia a las declaraciones “sesgadas” de algunos de los protagonistas de las jornadas, como la letrada que tuvo que salir de la sede por el tejado: “no puede ser que declare que oyera desde dentro a Carme Forcadell, que ni siquiera habló. La secretaria judicial hizo un relato de terror de ese día y los hechos le contradicen”.

Esos hechos, según Van den Eynde, demuestran la incomodidad” de hacer un registro ante unos manifestantes “que no lo impiden, pero tienen unos derechos”. El abogado también ha denunciado que no se hayan mostrado todos los vídeos que reclamaban las defensas: “esos archivos sí mostraban los hechos: los Jordis pidiendo calma son los hechos, no la incomodidad que mostraba el relato de la secretaria judicial”.

Pasando al 1 de Octubre, asegura que a Pérez de los Cobos “no le gusta el auto del Constitucional” y por eso, el abogado asegura que lo incumple. “Dijo en esta sala que la convivencia no está por encima del cumplimiento de la ley, contrariamente a lo que dice el auto”. Por eso, según el abogado, el Govern “tiró pa’lante, porque nadie se imaginaba que iba a pasar lo que pasó. El escenario que se plantea de rebelión es absurdo”.

Hablando sobre la actuación de los cuerpos policiales, así como Van den Eynde asegura que la actuación de los Mossos fue coherente, acusa a la Guardia Civil de mentir en sus testimonios en el Juicio.

Respecto a la DUI, dice, “sólo estamos de acuerdo en una cosa: que su trascendencia política es simbólica”. La Fiscalía, según el abogado, ha hecho una lectura de la Declaración Unilateral “partidista y exagerada. Sobre los delitos que se les imputan a sus defendidos, sobre el de Rebelión ha dicho que yo aún no sé cuándo es el alzamiento. Quizás no me he enterado. Hay un problema de principio acusatorio bastante serio

La gente no salió a la calle a “derrocar el Estado, sólo a protestar, un día y otro a votar”, ha declarado el abogado. La pregunta clave de este juicio es determinar si se está haciendo un uso autoritario de la acusación de rebelión, ha declarado el abogado. Según la defensa, “nos están diciendo que eran los dos millones y medio de personas los que generaban el clima de rebelión”, pero Van den Eynde ha recordado que la rebelión debe ser un “acto de sublevación militarizado”. Así, “Indignación la que quieran; violencia, ninguna”, ha sentenciado. 

Los actos multitudinarios que sustentan las acusaciones de rebelión o sedición, según el abogado, no fueron “indisciplina ni sublevación con un objetivo común como marcar posiciones o declarar la independencia, sino que simplemente son concentraciones para protestar. Si no hay alzamiento, ni violencia, ni armas, poco más tendríamos que decir”. 

El abogado ha señalado que las reglas de la OSCE dicen que nunca se actuará con fuerza sobre reuniones o manifestaciones no violentas aunque no sean ilegales. “Ese es el escenario”, señala respecto a la jornada del 1 de octubre. 

Se ha dirigido a la presentación de las pruebas sobre los dos acusados a los que representa el fiscal Zaragoza. “Eran prensa, editoriales. Y no es sorprendente porque lo primero que hizo en este juicio fue leer la editorial de un periódico, y se hablaba de paz”. 

También ha apuntado como el principio de intervención mínima: “Cuando hablamos de la ratio hay que hablar de porqué desapareció el delito de convocación de referéndum y ahora se aplica”. 

Van den Eynde ha hecho referencia al concepto de “violencia normativa” pronunciado por el fiscal Candea. “Habló de ello ya cuando empezó el juicio”, señala el abogado, que afirma que en este concepto hay “una gran confusión”. “Se está confundiendo la desobediencia de manual con la rebelión. El golpe de Estado normativo, la negación de la norma, que alguien diga que no quiere cumplir con una cosa, se traslada a la rebelión, y es por la imposibilidad de probar la violencia que requiere el tipo penal de rebelión”. 


“La sedición también tiene que ser violenta”, ha señalado en referencia a los cargos de los que acusa la abogada del Estado. El abogado ha hecho referencia a la “perversión de la sedición: el 1 de octubre la gente no fue a parar a la policía, sino que fue al revés. Esto es desobediencia de toda la vida”, ha declarado.


Source link

Deja un comentario