Llegan puntuales como todos los años, son perseidas que iluminan los cielos y que veremos si tememos la suerte de que las noches sean despejadas, un espectáculo sin duda maravilloso. No hace mucho contemplaba yo una viñeta en la que las estrellas de la bandera de la Unión Europea —que hablan de valores tales como la solidaridad, la unidad, la armonía y hasta la paz entre los pueblos— iban cayendo sobre un mar, el Mediterráneo, que parece haberse convertido en un inmenso mar de sufrimiento para miles de inmigrantes. Se va a conformar próximamente un nuevo Gobierno en la Unión Europea, que ha prometido una nueva política común migratoria. Esperemos que por fin se cumplan los más elementales derechos en lo que a esto concierne, y que los Estados que conforman esa Unión, con esas estrellas, con esos valores y solidaridad que representan, sean auténticos e iluminen a todos por igual, como las lágrimas de San Lorenzo.

Maria Olga Santisteban Otegui

Zalla (Bizkaia)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Source link

Deja un comentario