Los españoles aceptamos resignados que se sigan negociando acuerdos que fracasan cuando hay que negociar el poder de la silla que se ocupará. Uno pretende alcanzar la del poder ministerial y Pedro Sánchez concede la del poder dudar si no será demasiado para quien España, el 28 de abril, no otorgó tanto poder. Esto no cuajará, seguro, mientras unos no cedan en sus pretensiones ni los otros en sus posesiones.

Diario de a bordo: “Han pasado ya dos meses, quedan víveres y agua pero el ánimo abandona la nave al igual que el sentido común pues vagamos sin hallar el buen rumbo que, me temo, dejaremos pasar. Algunos dan ya muestras de deshidratación afectando la razón e impidiéndoles ver más allá del poder. Por si llega a manos de quien nos pueda ayudar, navegamos al sur de Europa, no sé cuántas veces mas votaremos, pero la democracia merece que aguantemos, por lo menos, una más”.

Luis Cabaneiro Santomé

Lugo

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Source link

Deja un comentario