Varios medios de comunicación internacionales han publicado imágenes de un incidente diferente mientras informaban de la explosión ocurrida el pasado 8 de agosto en un polígono militar de la provincia rusa de Arjánguelsk y que se cobró la vida de cinco personas.

En particular, Al Jazeera y AP publicaron una foto en la que aparecen tres personas mirando una poderosa explosión que se produce en la distancia.

Sin embargo, la imagen en cuestión muestra en realidad las explosiones ocurridas el pasado 5 de agosto en unos almacenes militares de la ciudad de Áchinsk, en la región siberiana de Krasnoyarsk, y no el suceso de Arjánguelsk.

Cabe destacar que el siniestro de Áchinsk no fue mencionado en los reportajes en cuestión.

Por otro lado, varios medios internacionales, incluidos MSNBC y The Guardian, aseguraron que la explosión de Arjánguelsk se produjo durante la prueba de un misil nuclear. El diario británico The Daily Star llegó incluso a comparar el accidente con la tragedia de Chernóbil de 1986. 

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró a través de su cuenta en Twitter que su país «está aprendiendo mucho de la explosión de misil fallida en Rusia», afirmando que su Ejército posee una «tecnología similar, pero más avanzada». 

El mandatario norteamericano asimismo sugirió que se trataba de la prueba de un misil de crucero de propulsión nuclear Burevéstnik, o Skyfall, como lo denomina la OTAN.

La explicación de Rusia

No obstante, el pasado sábado, la Corporación Estatal de Energía Atómica rusa, Rosatom, explicó que la inflamación y posterior explosión tuvieron lugar durante las pruebas de un misil en una plataforma marítima. 

«Al finalizar las pruebas, se incendió el combustible del misil y posteriormente se produjo la detonación. Después de la explosión, varios empleados fueron arrojados al mar y había esperanzas de encontrarlos vivos. La búsqueda continuó hasta que hubo esperanzas de hallar sobrevivientes», comentaron desde el organismo.

Asimismo, los militares rusos aseguraron que el siniestro no conllevó la emisión de sustancias peligrosas a la atmósfera y que el nivel radiactivo permaneció normal en la zona. 

La administración de la ciudad de Severodvinsk, situada a unos 40 kilómetros de la aldea de Niónoksa —lugar en cuyas inmediaciones se localiza el polígono de la Armada de Rusia en el que se produjo el accidente— afirmó que el nivel radiactivo aumentó por media hora, después de lo cual la situación se normalizó

Por su parte, el exmilitar José Antonio Alcaide opinó que los países occidentales buscan aprovechar este tipo de fallos para magnificar la presunta amenaza de Rusia.




Source link

Deja un comentario