Cuando el presidente Pedro Sánchez anunció la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, surgieron todo tipo de opiniones catastrofistas sobre los efectos devastadores que esa medida tendría sobre el empleo. Muchos partidos políticos y organismos alertaron sobre esta cuestión. Ahora, la AIReF asevera que no encuentra ningún efecto negativo en estos cuatro meses sobre el empleo a causa de la subida del salario mínimo después de estudiar distintas variables (cotizaciones, empleo, afiliación, paro), así como la evolución laboral en las comunidades autónomas en las que el salario mínimo es más común. Es de agradecer que este organismo entone un mea culpa afirmando que “nos pasamos de negativos”. ¿Pedirán disculpas todos los demás? Algo me dice que no.

Fernando M. Manzano García, Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Source link

Deja un comentario