El Ibex 35 ha concluido la jornada de este miércoles con un desplome del 1,98%, lo que ha llevado al selectivo a borrar todas las ganancias que había acumulado en el año. El índice español ha caído hasta los 8.522,7 enteros, marcando así un nuevo mínimo anual.

La jornada ha continuado centrada en la situación de Argentina y de Italia, pero sobre todo los inversores han tomado nota de la contracción del PIB alemán. La economía de Alemania, la mayor de Europa, registró entre abril y junio una contracción de la actividad del 0,1% en comparación con el primer trimestre de 2019, cuando creció un 0,4%.

Este dato, ofrecido por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), confirma el frenazo de la ‘locomotora europea’ por el lastre de la guerra comercial y la recesión industrial, lo que genera miedos ante su posible contagio al resto de la eurozona.

Al mismo tiempo, la cifra de negocios de la industria española bajó un 5% el pasado mes de junio respecto al mismo mes de 2018, su mayor recorte en tres años, mientras que las entradas de pedidos del sector se redujeron un 3,3%, según datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Solamente cinco valores han logrado mantenerse en positivo, aunque los avances han sido muy reducidos: Mediaset (+0,95%), Acciona (+0,65%), Grifols (+0,42%), Merlin Properties (+0,24%) y Enagás (+0,14%).

Al contrario, los mayores descensos han estado protagonizados por valores como ArcelorMittal (-7,72%), Bankia (-5,03%), Bankinter (-4,87%), Banco Sabadell (-4,78%), Telefónica (-4,2%), MásMóvil (-4,1%) y Ence (-4%).

Inversión de las curvas de tipos en EEUU

Además, la jornada de hoy deja otra noticia sobre la deuda estadounidense que preocupa a los mercados y alimenta el temor a la recesión. Por primera vez desde 2007, el bono con vencimiento a diez años ofrece un rendimiento inferior al bono a dos años, puesto que el primero comenzaba la sesión con una rentabilidad del 1,6540%, por debajo del 1,6630% del bono con vencimiento en 2021.

La inversión de la curva de rentabilidad de la deuda estadounidense es considerado un indicador adelantado de recesión, puesto que desde mediados de los años 50 cada una de las nueve recesiones registradas en la mayor economía del mundo estuvieron precedidas por este fenómeno. En ocasiones esta inversión no fue seguida de una contracción de la actividad, como sucedió en 1998 durante la crisis de Rusia.

«Es importante enfatizar el punto obvio de que no hay una inevitabilidad de la recesión», apunta desde Nueva York James Knightley, economista jefe internacional de ING, en referencia al efecto sobre la curva de rentabilidades de la deuda de los billones de dólares invertidos por la Reserva Federal de EEUU en estimular la economía y abaratar los costes de financiación.

«Por ahora, la economía de los Estados Unidos se mantiene en buena forma y la recesión ciertamente no es nuestro caso base», señala Knightley, quien subraya la fortaleza del sector de consumo, añadiendo que en EEUU la caída en los costes de endeudamiento a más largo plazo es un claro impulso.

«Lo que está causando el temor del mercado a la recesión es, por supuesto, una combinación del entorno global más débil y la preocupación de que la naturaleza prolongada de la ‘guerra comercial’ con China está minando la confianza empresarial, incrementando los costes y perjudicando las ganancias», añade.

Por otro lado, en el caso de la deuda del Reino Unido, el tipo de interés de la deuda con vencimiento a dos años se situaba en el 0,473%, ligeramente por encima del 0,467% ofrecido por los bonos a diez años, la primera vez en que la curva de rentabilidades se invierte desde 2008.

Caídas de otras bolsas

Las principales plazas europeas han seguido la estela de Madrid y han finalizado con descensos. El Dax de Francfort ha perdido un 2,28%, mientras que el Cac 40 de París ha retrocedido un 2,22% y el Ftse 100 de Londres lo ha hecho un 1,69%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se movía en el entorno de los 80 puntos básicos, con el interés en mínimos del 0,15%, mientras que en el mercado de divisas el euro se intercambiaba a 1,1144 ‘billetes verdes’.

Por último, el barril de petróleo de calidad Brent, de referencia para el Viejo Continente, perdía los 60 dólares, mientras que el West Texas Intermediate bajaba hasta situarse en un precio de 54 dólares.


Source link

Deja un comentario