En Cuba, un país donde apenas se conoce sobre las grandes fortunas, pocos sospechan que uno de sus ciudadanos sea pariente de Jeff Bezos, fundador del gigante del comercio electrónico Amazon y considerado actualmente el hombre más rico del mundo.

Se trata de Rolando Bezos, primo del multimillonario estadounidense, quien a pesar de la poca comunicación siempre tuvo referencias de su primo Jeff y de cómo se fue convirtiendo en un exitoso hombre de negocios.

«Supimos que Jeff le había alquilado al padre el garaje de la casa para poner una librería. Así es como empieza a surgir: una librería en el garaje de la casa del padre. Empieza a vender sus libros por Internet y a hacerse famoso de esa forma.

El lazo entre el magnate y Cuba se debe a que su padrastro, Miguel Bezos, era originario de la isla. Sin embargo, y como muchos, los Bezos emigraron tras el triunfo de la Revolución en 1959. Miguel fue uno de los casi 14.000 niños enviados por sus padres a EE.UU. cuando opositores a Fidel Castro regaron el rumor de que los menores iban ser enviados a la Unión Soviética para terminar como carne en lata.

«La familia, donde quiera que esté, siempre será la familia»

Mientras tanto, Rolando dedicó su vida a las actividades revolucionarias al lado de importante figuras de la historia nacional. «La Revolución para mí significa todo, todo. Hasta que me llegue el último momento de mi vida», asegura el Cubano.

Rolando, de 85 años, tiene claro que su primo difícilmente entienda sus ideas políticas, pero confía en que se pueda reestablecer los lazos familiares respetando las diferencias. Hace años le escribió una carta y aún espera respuesta. «Si he querido conocerlo es para mantener la tradición familiar, no para pedirle nada (…) La familia, donde quiera que esté, siempre será la familia», opina.

Detrás del hombre más rico del mundo y sus parientes cubanos, sobrevive la historia tantas veces repetidas en miles de familias cubanas, divididas por la distancia y la ideología. Los tiempos han cambiado, algunas heridas han sanado, y hoy muchas desean restablecer los lazos quebrados, a pesar de las barreras que ponen las difíciles relaciones bilaterales.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!


Source link

Deja un comentario